11 abr. 2016

CUANDO ESCRIBIR SE CONVIERTE EN UNA NECESIDAD.

   Escribir me emociona. Es como abrir una ventana al exterior, en tu propio cuerpo, para expresar y dejar escapar esas porciones de vidas ajenas creadas de manera ficticia, con todo un cúmulo de sentimientos envolviendo cada escena, con un mensaje subliminal que transmitir y, tal vez, con la inquietud personal de abrir los ojos o reorientar la perspectiva visual, con respecto a algún tema, de aquel que te leerá. Entrar en la mente de los personajes, pensar como ellos, sentir como ellos, vivir como ellos para poder darles voz crea adicción. Hasta el punto de que aquello que comenzó como una mera afición, termina por convertirse en una necesidad. La que siento ahora.

   Pero si las emociones crecen, si esa dependencia hacia la escritura crece, también lo hacen los miedos. Bonita inocencia la que nos acompaña al inicio del camino. Bonita ignorancia que nos permite dar pasos hacia adelante sin temor, sin el miedo de quienes ya conocen lo que les acecha al avanzar. Porque siendo "niños" no ha lugar a pensar en los sinsabores, en los desengaños, en las promesas incumplidas, en la impotencia de tener que sortear obstáculos ajenos a la verdadera razón de ser de lo literario, en los intereses, en las envidias, en las injusticias... Partimos con el raciocinio y la plena conciencia de que serán nuestras limitaciones propias, nuestro proceso de aprendizaje, nuestra propia inspiración, nuestro saber hacer, nuestra capacidad de trabajo, nuestra constancia, nuestro empeño por perfeccionarnos, nuestros conocimientos literarios o narrativos los que nos marcarán el camino y el ritmo de nuestro avance, ignorando la primacía real de todo lo demás. Lo cual termina manchando el disfrute y el placer por contar historias si no eres capaz de tomar distancia de vez en cuando para volver al origen, para volver a ser consciente de que por mucho que guste vender (que te lean), escribir sigue siendo la parte más placentera de todo el proceso.

   Nunca me cansaré de decir que la publicación de mis relatos la viví como una experiencia sublime que muy probablemente no se repetirá; mi mente era una tábula rasa, ajena a los entresijos del mundillo literario. Tras ellos vino "Los colores de una vida gris", mi primera novela, autoeditada, mi prueba de fuego, la obra más compleja de las tres escritas hasta el momento. Con ella viví la experiencia de Amazon y el ser dueña y señora de todas las decisiones que acompañaron a su nacimiento, puesta de largo y difusión pública. Y por último, "¿A qué llamas tú amor?", una obra menos compleja a nivel estructural, pero complicada y profunda en cuanto al fondo y, probablemente, la mejor escrita de las tres. Con ella he podido conocer más de cerca los aspectos de la edición convencional, aquella en la que se le ceden los derechos a una editorial para que la difunda, la distribuya y la venda.

   Mi vida "literaria" comenzó en marzo de 2011. Tan solo han pasado cinco años, que a mí me parecen diez por su intensidad, por sus vivencias, pero sobre todo, por la experiencia, por los conocimientos y por todas las sensaciones recogidas e impresas dentro de mí a lo largo de ese tiempo. Y ahora, tras más de un año sin poder abordar proyecto alguno, he comenzado a poner las primeras piedras del siguiente, pero con un sentimiento muy distinto: el de satisfacer mi propia urgencia y mi propia necesidad de escribir, acompañadas por el desencanto ante la idea de publicar. 

   Las malas lenguas dicen que habla así -y que siente así- quien no ha podido alcanzar el éxito por falta de capacitación :)   

   No lo voy a discutir. El tiempo o, quién sabe qué, me lo dirá.

   Ahora quiero disfrutar.







11 comentarios:

  1. Solo puedo decir que te han cundido estos cinco años. No lo dejes nunca. El lector manda, las editoriales le han cedido la palabra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Mercedes, estos cinco años han dado mucho de sí. Y no, no lo dejaré por voluntad propia, aunque solo sea por el placer de escribir.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Como dice mercedes, las editoriales silo ven números, no todo lo editado es bueno aunque las editoriales se empeñen en vendérnoslo.
    Escribes muy bien, tus historias gustan y u disfrutas escribiendo. Que más se puede pedir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que poco más se puede pedir. Me gustaría llegar a más gente, pero priorizo el hecho de que guste. Prefiero una minoría complacida con mi estilo y mi forma de escribir que una mayoría satisfecha por exigencias ajenas a mí misma :)
      Un beso, Almudena!

      Eliminar
  3. Este espíritu y esta esencia es lo que hace que leerte sea algo tan especial, Pilar. El placer y la necesidad de escribir esta latente en tus letras, más allá de fines comerciales.

    Sigue por este camino, difícil y sacrificado... Pero tan hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se nota cuando lo que se hace sale de dentro y atendiendo a gustos y estilo propio. Eso a veces se aleja de lo comercial, de las exigencias del mercado. Pero hay que elegir. Imprimir a las letras tu propio sello y convertir la escritura en algo especial para ti, o atender a lo que quieren los demás y perder tu identidad. Yo, si tengo que elegir, me quedo con lo primero.
      Un beso, Miriam. Y sigue tú también por este camino en el que estamos.

      Eliminar
  4. Que posiblemente sea el mejor.
    Si está tu necesidad de plasmar lo que sientes , no dudo que será especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si será especial o no, Pilar, pero al menos será lo que a mí me apetece escribir. Y con eso me basta :)
      Un beso, guapa!

      Eliminar
  5. Sólo te digo que no dejes nunca de escribir. Los lectores ya te seguiremos donde sea.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Votos de confianza como el tuyo valen su peso en oro. Es lo que más empuja a seguir y a creer en lo que se hace, además de esa necesidad de la que ya hablaba antes.
      Otro abrazo y un beso para ti!

      Eliminar
  6. Me gusta ver que no dejas de escribir. Tienes muchas historias que contar y mucho talento para hacerlo. Y ya sabes que siempre disfruto con ellas, con tus personajes, con todos los sentimientos que plasmas a través de ellos, con la pasión con la que escribes...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores