13 oct. 2015

GANADORA DEL CONCURSO DE POST SOLIDARIOS 2015 DE LA FUNDACIÓN MUTUA MADRILEÑA.



   Hace unas tres semanas, La Fundación Mutua Madrileña se puso en contacto conmigo a través de un correo electrónico para darme a conocer su iniciativa del #RetoSolidario, invitándome -al igual que a otros muchos administradores de blogs- a participar en el Concurso de Post Solidarios organizados con motivo de los III Premios al Voluntariado Universitario, y cuya finalidad era -y es- la de impulsar la solidaridad entre los jovenes a través de un medio de difusión tan potente como la blogosfera y, por extensión, las redes sociales. No había una estructura que seguir, ni unos requisitos específicos para el post que fueran más allá de la finalidad que ya he comentado.

   Acepté. Pero este blog es eminentemente literario y a mí me place crear historias imaginarias de base real, aderezadas con un puñado de sentimientos y una pizca (o varias) de emociones. Y con mensaje de fondo, a ser posible. Siempre lo he hecho. Fiel a mi forma particular de entender la literatura como algo más que puro entretenimiento, siempre he procurado transmitir un mensaje, despertar la observación, sacudir o incitar a la reflexión en relación con multitud de aspectos de nuestra vida cotidiana y de nuestra condición de humanos, y el propósito de este post no podía ser más acorde a esta finalidad última de mis escritos. Así surgió el relato "ALGO MÁS QUE UN BUEN AMIGO", que ha resultado ganador del concurso para mi felicidad. En él, un anciano y un chico son los protagonistas; el anciano, por ser un colectivo -el de la tercera edad- que considero especialmente vulnerable y, sin embargo, muy poco amparado por las instituciones, y un chico porque la labor de concienciación que desemboque en esa solidaridad dirigida a construir un mundo mejor ha de empezar lo antes posible, desde la más tierna juventud o incluso desde la infancia, fomentándose con insistencia a lo largo de lo años hasta conseguir hacer de ella un modo de vida, hasta lograr que ese tipo de acciones formen parte de su repertorio habitual de conductas. De todos es sabido que los niños aprenden por modelaje e imitación, que se prestan a repetir la manera de actuar de sus progenitores o de las figuras de referencia que conviven con ellos, incluyendo su manera de reaccionar ante cada situación y ante los demás. Si somos capaces de educarlos incitándolos a ponerse en el lugar de otros, a imaginar aquello por lo que están pasando, estaremos contribuyendo a que desarrollen una conducta mucho más empática, lo cual facilitará su actitud solidaria a través de acciones al alcance de su mano. Un simple acto de escucha cuando alguien está afligido y necesita desahogarse ya es un acto de solidaridad que, además, nos puede venir de vuelta cuando nosotros lo necesitemos, y eso solo requiere un poco de tiempo, paciencia y cariño. A medida que vayan alcanzando más edad irán siendo más capaces de abordar empresas de mayor envergadura; pero la solidaridad comienza en los pequeños actos cotidianos, en aquellos rutinarios que terminan por convertirse en hábitos, en un modo de entender la vida, las relaciones sociales y de ayuda a los demás. Incluso si todos contribuyéramos con esos pequeños actos de la vida cotidiana a ayudar a quienes lo necesitan, es probable que se evitaran situaciones de necesidad mayor en el futuro.

   Quiero alabar desde aquí la implicación de la Fundación Mutua Madrileña en el apoyo a fundaciones, asociaciones y ONGs que, sin ánimo de lucro, trabajan y luchan a diario en favor de colectivos necesitados de ayuda personal, material o económica. Y por supuesto, a todos aquellos que hacen gala de esa solidaridad buscada prestándose a destinar parte de su tiempo, de su esfuerzo e incluso de sus recursos para hacerlo posible.

   El plazo de participación en este concurso de post soidarios es obvio que terminó, pero aún sigue abierto (hasta el 30 de octubre) el plazo de presentación de proyectos de voluntariado en colaboración con entidades sin ánimo de lucro, objeto de los III Premios al Voluntariado Universitario referidos al principio y de los que podréis conocer las bases pinchando en el enlace anterior.

   La dotación de este premio que a mí me han concedido es de 2000€, que la Fundación Mutua Madrileña donará en mi nombre al proyecto solidario que yo elija de entre los 37 proyectos con los que trabajó el año pasado.

   Me siento muy feliz de que mi trabajo y mi creatividad literaria hayan servido a un fin solidario como este. Creo que es el premio más bonito que podría recibir. 

   Mi enhorabuena a los finalistas del concurso y mis felicitaciones a todos los que han contribuido con su participación a esta causa tan especial.




3 comentarios:

  1. Felicidades, Pilar. Un merecido premio porque el relato es emotivo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas felicidades Pilar! No me extraña que ganaras, con el precioso relato que escribiste.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Ya te lo he dicho veinte veces, pero no está de más otra: felicidades, Pilar. El relato es magnífico y lo que transmite algo a tener muy en cuenta. Igual que lo que dices en el post, hay que empezar a educar en valores desde la infancia.

    ResponderEliminar

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Blog Archive

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores