20 ene. 2015

FUEGO EN EL CUERPO.


   Hay palabras que bullen, frases que reverberan en el interior, que queman, que abrasan..., que necesitan ser liberadas porque destilan un sentimiento que ahoga, un sentimiento atiborrado de emociones que han de ser confiadas a cercanos y extraños porque gozan de una intensidad sublime; emociones dignas de compartirse, de buscar cómplices que las sientan, que se identifiquen con ellas o, tal vez, que las reconozcan por primera vez... Es difícil mantener silencio cuando hemos degustado con deleite el placer de expresarnos, de transmitir lo ficticio y lo real, de exponer nuevas vidas construidas y moldeadas a nuestro antojo, con el mimo y el mismo amor con que se esculpe el barro para crear una figura nacida de nuestras manos, de nuestro ser. Los manantiales no pueden ser sofocados cuando ya han encontrado el cauce por el que alcanzar el exterior; por mucho que cierres su boca... rebosan, se desbordan, y regarán la tierra de nadie si se les ignora.
 
   Asombra ser consciente de la fuerza con que las letras laten. Hay que dejar que palpiten antes de que el corazón estalle. Aunque sea a dosis pequeñas. Aunque solo una sea testigo de su baile, de su canto, de su luz divina... O de su poder.





1 comentario:

  1. Sigue dejando que las palabras salgan... Me encanta!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Blog Archive

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores