21 dic. 2013

¡FELIZ NAVIDAD... ETERNA!



 
NAVIDAD ETERNA

   Aquel quince de febrero subí a llevarle a mi vecina Carmen el pan rústico recién hecho que tanto le gustaba; la flebitis que padecían sus longevas piernas no le permitía moverse en exceso y su triste soledad, compañera de fatigas fiel en su vida, le hacían depender de esos pequeños favores más de lo que ella hubiera deseado. Con plácida sonrisa y suma gentileza, Carmen me incitó a adentrarme en el corazón de su pequeño hogar. Su rostro se iluminó cuando acepté su invitación; entonces se alisó el pelo, se acomodó el refajo y me sirvió una copa de aguardiente y un par de mantecados sobre una bandeja de alpaca que debía rondar el medio siglo de antigüedad.
   Mientras ella relataba un sinfín de avatares de sus años mozos con la emoción inundando sus ojos, contemplé todo cuanto había a mi alrededor, observando con sorpresa que aún pendían de la lámpara algunas bolas de Navidad, trozos de espumillón sobre los cuadros de la pared y un precioso abeto de luz intermitente insinuándose a través de la puerta acristalada del salón.
 
   –Pero… Carmen –interrumpí-. ¿Aún no ha quitado los adornos de Navidad?
  –¡Ni pienso hacerlo! – respondió entusiasmada-. Si engalano mi casa de esta manera, mis hijos vienen a visitarme.

   El cruel pensamiento que mi padre solía repetir de manera incesante asoló mi mente como una bocanada de hiel amarga: “Quince días trabaja el espíritu navideño, por eso perdura. Hazlo trajinar un año entero y… tal vez muera para siempre”.

   Tal vez. Sólo tal vez.
(Relato incluido en el libro Ellas También Viven. Relatos de Mujer)



Sed felices,
sed amables,
sed humildes,
sed comprensivos,
sed pacientes,
sed tenaces,
perseverad,
tended una mano a quien la necesite,
reconoced los logros ajenos,
sonreid...,
pero hacedlo todo el año,
extendamos el espíritu de la Navidad a todo el 2014.

¡FELICES FIESTAS A TODOS!
OS DESEO LO MEJOR.


12 dic. 2013

ENTREVISTA REGALO DE MEL CARAN

  Resulta curioso cómo puede crearse un feeling especial con ciertas personas con las que apenas te ha dado tiempo a compartir charla o comentarios un tanto superficiales, y que sin embargo no consigas intimar con algunas otras a las que llevas conociendo durante muchísimo más tiempo porque parece existir una especie de barrera infranqueable que no te permite acercarte a ellas un poco más. 
 
  Mel Caran es escritora de literatura romántico-erótica, con una novela publicada actualmente ("Sonríe") y dos más en proyecto que no tardarán en ver la luz, y además es administradora de un blog de literatura erótica que os invito a visitar. La conocí en las redes sociales, de forma indirecta, a través de esos amigos comunes que actúan muchas veces de intermediarios sin saberlo y que provocan, con las publicaciones en sus muros, que compartamos comentarios en torno al mismo tema coincidiendo varias veces hasta que surge esa petición de amistad. Y desde entonces parece haberse creado entre nosotras un entendimiento mutuo, una especie de compenetración en la que aún no hemos profundizado demasiado (todo se andará), pero que sí nos ha permitido pasar buenos ratos "feisbuquianos", soltar con desparpajo comentarios y expresiones desinhibidas como si nos conociéramos desde hace años y compartir momentos especiales de escritura común con esos relatos eróticos escritos por ambas "a cuatro manos", que de forma improvisada hemos ido soltado en facebook a lo largo de unas horas para diversión propia y, me consta, que también ajena.

   Ayer tuvo el detallazo de hacerme un pequeño gran regalo, el de acordarse de mí para continuar esta cadena de entrevistas que consiste en contestar unas cuantas preguntas en torno a nosotras y a lo que escribimos, y que me resulta muy interesante por la oportunidad que nos brinda de conocernos mejor.

  La suya podéis leerla pinchando aquí. Y mis respuestas a las preguntas que Mel plantea vienen a continuación:

  1. ¿Cuántas obras tienes publicadas?
  De momento, tengo publicada una recopilación de dieciséis relatos en autoedición con Editorial Círculo Rojo, bajo el título “Ellas También Viven”, aunque tal vez debería llamarlos cuentos para adultos, por aquello de que son historias completas -micro novelas, las llamo yo- en las que se desarrolla una trama a veces compleja con personajes profundos, pese a su brevedad. En proyecto de publicación tengo una novela de ficción contemporánea, pero aún no he abordado la vía por la que sacarla a la luz. 

   2. ¿Autopublicación o editorial?
  Difícil tesitura. Hasta hace relativamente poco tiempo, la autopublicación suponía una especie de automarginación del escritor y de su obra, un desprestigio para él por la interpretación automática por parte de los lectores y el mundillo literario en general de que la obra no tenía calidad suficiente como para pasar el filtro de una editorial. La irrupción de los autoeditados en Amazon demostrando lo contrario y la crisis económica han permutado un poco los términos, hasta el punto de que la autoedición empieza a ser válida por sí misma para publicar una obra con decencia e incluso constituye una vía para contar con mayores opciones de acabar fichando con una editorial y con esa misma obra. Sin embargo, yo pienso sinceramente que hoy por hoy, aunque llevar un sello editorial en la portada de tu novela no tiene por qué ser –ni es- la panacea ideal para tener éxito, aún sigue siendo casi la única opción viable para poder llegar a un público mayoritario por su distribución en papel, que continúa siendo preponderante e implica una inversión monetaria elevada que la mayoría de los autores no se pueden costear. Supongo por tanto que todo depende de las pretensiones del escritor: qué busca realmente cuando se sienta a escribir y hasta dónde quiere llegar. Yo, a nivel personal, aún no lo tengo demasiado claro.

   3. ¿Planificas las historias al detalle antes de escribirlas o las dejas surgir sobre la marcha?
  Las planifico con detalle. Las dejo madurar en la mente, a fuego lento, añadiendo todos los matices necesarios para hilar la trama sin dejar ningún cabo suelto, y sobre todo los finales, que necesitan de un planteamiento previo y un desarrollo de la historia bien estudiado para que no resulten forzados o poco creíbles. Cuando me siento a escribir ya sé lo que voy a contar de principio a fin, tan solo dejo a la improvisación los detalles superfluos que no influyen en la historia para nada; aunque tengo que reconocer que algunas veces los personajes o la propia historia, a medida que se desarrolla con cierto detalle, piden algunos cambios que no estaban previstos inicialmente, pero si los llevo a cabo es solo por una cuestión de coherencia o por aumentar el golpe de efecto, no porque los haya dejado surgir sobre la marcha. Con la novela he hecho exactamente igual, todo estaba esbozado en la mente y sobre el papel antes de empezar a escribirla.

   4. ¿Cómo promocionas tus obras?
   Mi libro de relatos, como ya he dicho antes, es autoeditado, pero no solo en digital, sino también en papel, y no a demanda, sino con ejemplares contantes y sonantes financiados por mí. Eso me ha permitido hacer uso de otros medios que no son solo las redes sociales, los blogs literarios y la web en general para darlo a conocer, aunque reconozco que todo esto es lo que más difusión ha dado a la obra y a mí como autora de la misma. He regalado ejemplares en papel a muchísimas blogueras a las que agradezco que se prestaran a aceptarlo, leerlo y reseñarlo, he difundido su publicación mediante correos electrónicos a muchísimos colectivos tanto literarios como de mujeres afectadas por los temas de actualidad que se tratan en ellos, he contactado con un buen número de librerías de Córdoba y provincia para su distribución, he hecho presentaciones del libro en varias ciudades, además de la mía propia, he contactado con emisoras de radio para darlo a conocer a través de entrevistas (como Onda Cero), he remitido ejemplares a la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía para que se tuviera acceso a él en todas las capitales de provincia, he hecho y regalado artículos de promoción con el logo de la obra, un booktrailer de presentación y un vídeo recopilatorio de sus primeros dos años, y creo que algunas cosas más. De todo ello, no sé lo que volveré a repetir con la novela, supongo que depende de la forma en que la publique.

   5. ¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?
   Ni idea. Me resulta imposible hacer un cálculo, la falta de tiempo me impide mantener una rutina, una frecuencia y ni siquiera un lugar donde escribir; le estaré eternamente agradecida al inventor del portátil, porque me ha permitido sentarme a escribir a horas intempestivas, en sitios inverosímiles y compaginándolo con actividades múltiples, sin él no habría podido terminar ni un solo relato y muchísimo menos una novela. De cualquier forma, puedo decir que en general le dedico poquísimo tiempo, el trabajo me roba la mañana entera, y mis obligaciones de madre, familiares, caseras y conyugales, la práctica totalidad de la tarde, por lo que se me pasan días, semanas y a veces hasta meses sin poder sentarme a escribir nada serio, solo pequeños relatos u otros artículos que voy publicando en el blog, pero no avanzar en la línea de un proyecto mayor como el que quiero volver a abordar tras terminar la novela (que me ha llevado, por cierto, la friolera de más de cinco años poderla acabar).

   6. ¿Has cambiado algún final después de escribirlo?
   Muy pocas veces. Cuando decido escribir una historia, hay dos aspectos que siempre se perfilan en primer lugar: el mensaje de fondo que quiero transmitir con ella y el final sorpresivo que la remate. El resto de la historia la construyo en función de eso, por lo que si algo cambia después de escribirla, suele estar en el planteamiento o en el desarrollo, pero casi nunca en el final.

   7. ¿Ebook o libro en papel?
   Ambos. El tacto del papel, el placer de pasar las páginas, de ver su portada en vivo y en directo..., y la comodidad del ebook. Son perfectamente compatibles y los disfruto los dos casi por igual.

   8. ¿Cuánto dura tu proceso de documentación?
  Bastante. Cuando se escribe una historia de ciencia-ficción, por ejemplo, puede que todo esté en la imaginación, pero cuando se tocan temas con un trasfondo real creo que hay que hacerlo con cierto rigor, incluso en narrativa breve como los relatos. En alguna ocasión, no he podido evitar una sonrisa irónica al escuchar a alguien afirmar categóricamente que un relato no necesitaba documentación previa. Nada más lejos de la realidad. Los relatos también plantean tramas que requieren de documentación técnica, científica, médica, histórica, incluso psicológica para poder recrear con verosimilitud las reacciones, emociones y sentimientos propios de una persona ante una situación determinada.
En el caso de la novela, han sido muchísimas las horas y días dedicados a documentarme, tanto para el desarrollo de la trama como para la ambientación.  

   9. ¿Algún consejo a los nuevos escritores?
  ¡No, por Dios, no me creo con la autoridad suficiente como para dar consejos, estoy en fase de recibirlos! Si llegara el hipotético día en que dejara de ser "autora" para llamarme "escritora" con todas las letras, entonces me plantearía dar alguno, mientras no.


  Mil gracias, Mel, por cederme el testigo. Y como esta cadena debe seguir, propongo que sea Mercedes Pinto Maldonado quien lo haga, si a ella le apetece contestarnos a estas nueve cuestiones con su experiencia, bastante más amplia que la mía sin lugar a dudas. ¿Te animas, Mercedes?

  Un beso para tod@s.

 

6 dic. 2013

VUELVE, A CASA VUELVE: EL BLOGUERO INVISIBLE.

 
   La iluminación y los adornos navideños, los perifollos en los escaparates de las tiendas, los stands de mantecados, dulces y turrones expuestos de forma exquisita en los supermercados, el calvo -que ahora se ha convertido en un grupo un tanto pintoresco- anunciando el sorteo de lotería del 22 de diciembre, la publicidad de juguetes apropiándose por un tiempo masivo de la pantalla del televisor y atestando de papel el buzón de casa...; un elenco variado de indicios que nos alertan de la llegada inminente de la Navidad y que dispara en nosotros un cúmulo de sentimientos y sensaciones que nos invaden de manera inconsciente: nostalgia por los buenos tiempos vividos, añoranza por los que ya no están, deseo de compartir lo mejor de nosotros con quienes amamos, compasión y ternura por los más necesitados, toneladas de buenos propósitos para el nuevo año que se avecina, e ilusión, ilusión por vivir de forma especial unos días que nos alejen de la rutina, por recobrar los hábitos y las buenas costumbres instauradas desde hace años en cada uno de nuestros hogares y de nuestras familias, por tener una buena excusa para regalar y para sorprender a quienes tenemos a nuestro alrededor, y aquí voy a obviar los compromisos y las obligaciones que siempre empañan la bondad de estas fiestas, sencillamente porque quiero quedarme con lo mejor de ellas, con aquello que me hace sentir bien, con lo que de verdad me hace disfrutar. Y mi queridísimo Bloguero invisible se ha convertido en una de esas experiencias que quiero seguir viviendo porque se reviste de cualidades dignas de ese espíritu navideño que yo estoy dispuesta a ensalzar en cualquier época del año: fomenta la ilusión por la sorpresa, estrecha lazos entre quienes frecuentamos la red -con mayor o menor hábito-, genera amistades nuevas, hace que traspasemos la fachada literaria con la que nos vestimos habitualmente para adentrarnos en la persona y en sus cualidades a veces desconocidas, dispara un buen chute de endorfinas provocadas por las risas, las bromas y el sentido del humor, lo cual supone una válvula de escape -grande o pequeña, da igual- para nuestros problemas y preocupaciones del momento, difunde cultura y no consumismo puro y duro, y consigue elevar nuestro nivel de ansiedad a medida que se acerca la fecha del intercambio por la expectación que genera saber si nuestro regalo llegará a buen puerto y qué o quien nos regalará a nosotros, amén de ignorar cuándo lo veremos entrar en casa de la mano de ese cartero al que a veces reconozco que ponemos a parir con razón o sin ella y que genera en nosotros emociones que nos hacen sentir vivos y divertidos.

   En ocasiones anteriores, he podido dedicarle a este evento la entrada que se merece, en forma de cuento, en clave de humor o haciendo uso de medios audiovisuales. Este año el tiempo se ha empeñado en hacerme un nudo estrecho que me impide maniobrar a mi gusto y a mi antojo, pero el sentimiento va por dentro, mi recomendación de que no dudéis en participar en él es tan enérgica como siempre y mi reconocimiento y agradecimiento hacia Ana -Kayena-, nuestra madrina, reina o como queramos llamarla, por la feliz idea que puso en funcionamiento y que aún hoy sigue fomentando también permanece latente y muy a flor de piel. No siempre es fácil participar en aquello que nos gusta, porque esa otra vida nuestra que discurre paralela e independiente de lo literario reclama a veces una dedicación excesiva que termina por arrebatar lo que a esta otra corresponde. Sin embargo, seguimos ahí. Más de uno o una de nosotros -incluyendo a Ana- seguimos al pie del cañón en esta cita, lo cual denota por sí mismo el gustillo que le hemos cogido a este bloguerillo invisible que se ha colado en nuestras vidas y en nuestras fiestas con un rango parecido al de los Reyes Magos de Oriente, al americano Santa Klaus o a las uvas de la suerte.

  No quiero extenderme más. Me quedan dos detalles por decir, importantísimos, por supuesto. Lo primero, facilitaros el enlace donde podréis encontrar las bases de participación explicadas por la creadora y organizadora del evento, nadie mejor que ella para hacerlo: EL BLOGUERO INVISIBLE.

  Segundo, anunciar la novela que yo voy a regalar, y que no es otra que AS DE CORAZONES, de Antonia J. Corrales, una de las últimas que he leído y que me gustado muchísimo, por su forma y por su fondo, alejado del romanticismo simple que a algunos suscitará su título para centrarse en temas que van mucho más allá y que calan muy hondo por la profundidad, la claridad y a la vez, la sensibilidad con la que están tratados y la excelencia con la que están escritos. Podéis leer mi opinión pinchando en el propio título, en este mismo párrafo.

   Os deseo lo mejor, guap@s mí@s! Que disfrutéis de la experiencia, tanto si repetís como si sois nuevos en esto. Poned ilusión y regaladla; no dudéis que algún día os vendrá de vuelta de las mismas manos o de cualquiera otras, pero os vendrá.

   

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores