29 mar. 2013

"LA VIDA IMAGINARIA" de Mara Torres

 Hoy me he levantado pensando cómo los seres humanos vivimos en un permanente estado de adaptación, aunque no nos lo parezca; a veces, sutil y otras, no tanto. Cómo cada elemento que aparece o desaparece de nuestras vidas nos obliga a reconstruir nuestro espacio, nuestro tiempo, nuestra dedicación..., a focalizar la atención en aspectos diferentes de nosotros mismos o de aquello que nos rodea, mientras hacemos un esfuerzo considerable -en ciertas ocasiones- por intentar que nuestro equilibrio emocional continúe como si fuera la viva representación de un electroencefalograma plano, sin alteraciones ni altibajos que imposibiliten que el resto de nuestros quehaceres cotidianos, que no han sufrido ningún revés, sigan gozando de la buena salud que tenían hasta entonces. Y he seguido pensando que ciertamente debemos ser animales de costumbres arraigadas cuando tendemos a recuperar el estado en el que estábamos aun sin haber salido bien parados de la situación anterior. 

Y todo ello lo he pensado a raíz de haber terminado de leer la novela finalista del Premio Planeta 2012, La vida Imaginaria, de Mara Torres, que será la que regale para Sant Jordi bloguero y que espero que a quien la reciba le guste tanto como a mí.

Me encantan las novelas que me hacen reflexionar. Leo por distensión, por entretenimiento, por aventurarme en mundos y en espacios en los que tal vez jamás tenga la dicha de encontrarme en la vida real -aunque tengo que reconocer que, inconscientemente, no puedo evitar analizar otros muchos aspectos "técnicos" de cada una de las obras que caen en mis manos-; pero indiscutiblemente y con independencia de su trama, me queda muchísimo mejor sabor de boca cuando extraigo un pensamiento que da vueltas por mi cabeza durante un tiempo después de haber cerrado la contraportada de la novela, y La vida imaginaria es una de ellas.

No es ésta una novela con una trama elaborada, no es de las que te mantienen pegada a las páginas en el afan de saber qué ocurrirá u ocurrió con la protagonista o con cualquiera de los personajes secundarios que aparecen en ella, no es una novela fantasiosa que destaque por su imaginación -a pesar del título-, ni en la que poder recrearnos con sus paisajes maravillosos o sus historias de amor. La vida imaginaria es una historia real, y con real me refiero a una historia que puede haber vivido y que vivirán miles de mujeres en esta época que nos ha tocado vivir. Y ése es precisamente el secreto de su éxito, el de haber sabido plasmar con una verosimilitud asombrosa las sensaciones, las emociones e incluso lo que podría ser la rutina desarmada de una mujer, como cualquiera de nosotras, que ve rota su relación de pareja de la noche a la mañana obligándola a reincorporar de nuevo en su cotidiana existencia los hábitos que llevaba mucho tiempo sin practicar y el abandono, por otra parte, de aquellas otras que habían sido creadas en pareja y que ya han perdido su razón de ser. Y todo ello, mientras el corazón y la mente pugnan por hacer valer sus razones para decantarse por un camino u otro: el de no perder la esperanza de volver a recuperar al hombre del que sigue enamorada, o abrir paso al nuevo horizonte que le permita acostumbrarse a vivir en soledad y abierta a nuevas relaciones afectivas o amorosas que le ayuden a reconstruir su vida para volver a alcanzar ese estado en el que ya se había acostumbrado a vivir. 

¿Por qué tras un descalabro amoroso o una mala experiencia conyugal insistimos en intentarlo de nuevo con alguna otra persona? ¿Por qué esa experiencia no nos sirve de escarmiento para decir "Una y no más, Santo Tomás"? Las estadísticas lo confirman, las personas divorciadas o separadas -a pesar de haber vivido una mala experiencia amorosa- tienden a buscar una nueva pareja estable con la que compartir su vida y su espacio en mayor medida que aquellas otras que se han mantenido "solteras" durante una gran parte de su vida. ¿Construímos la nuestra sobre unos pilares que nos cuesta trabajo desmoronar? ¿La soledad o la compañía se constituyen como elementos básicos en nuestra forma de existencia y nos resulta difícil prescindir de ellos como si ya formaran parte inherente de nosotros?

Cuestiones como éstas y otras similares son las que me ha suscitado la lectura de la historia de Mara Torres, narrada de una forma que me ha resultado muy original y que tal vez -en mi humilde opinión- haya podido ser una de las causas que más haya podido influir en la concesión de su premio de finalista, por encima incluso de la historia que en ella se cuenta. Un lenguaje cuidado, pero muy desenfadado, fresco, muy actual, haciendo uso de muchas de las expresiones coloquiales con las que nos sentimos sin duda identificadas en nuestro hablar diario, con diálogos ingeniosos, dinámicos, y que hacen que los personajes, incluída por supuesto la protagonista, Nata, nos parezcan tremendamente reales, cercanos y próximos al entorno social en el que vivimos. Una historia que tiene la pretensión de plasmar una situación que reconoceremos hasta el último detalle y con la que en más de una ocasión incluso sonreiremos por tener esa extraña sensación de sentirnos delatados, por descubrir que aquello que decimos, pensamos o hacemos es más universal de lo que parece.


Sinopsis:
¿Qué pasa por tu cabeza cuando la persona a la que quieres se va? ¿Qué haces con tu vida cuando tienes que pensarla otra vez? ¿Te la inventas? El mundo de Nata se llena de preguntas cuando Beto la deja. Pero el tiempo no se detiene, y los episodios que Nata cuenta de su propia historia la van llevando hacia un lugar donde todo vuelve a ser posible. Novedosa y contemporánea, esta novela tiene el nervio de un relato confesional, divertido y emocionante. Pero, por encima de todo, descubre a Fortunata Fortuna, un personaje fascinante que ha venido al mundo de la ficción para quedarse.

18 comentarios:

  1. Vaya, pues vengo de leer otra reseña hace un rato y no estaba muy convencida con esta novela, porque han dejado caer que podría estar catalogada como chick-lit y eso me ha matado. Pero ahora al leerte a ti ya la veo con otros ojos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no considero que estemos ante un género chick-lit, al que considero más superficial. Tal vez la forma de narrar la historia de Mara Torres, bastante original y fuera de lo común a diferencia del típico lenguaje literario que suele utilizarse en muchísimas novelas, induzca a pensar un poco en eso. Pero cada vez nos encontramos con más obras literarias escritas de una forma cercana y sencilla, y con tintes de humor e ironía, si bien en ésta el uso de expresiones coloquiales y el hecho de escribir casi como se piensa -sobre la marcha- pueda ser aún más desenfadada de lo habitual. Pero las situaciones que se plasman son reales, no son frívolas, y nos sorprenden por lo cercanas que las podemos llegar a sentir.
      Besitos.

      Eliminar
  2. Seguro que el afortunad@ del Sant Jordi bloguero disfrutará tanto como tú con esta lectura. Tú reseña me confirma una vez más que tengo que leer esta novela tan cercana y que te deja dando vueltas a la cabeza.
    Un besito y Feliz Semana, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que cambiar un poco el chip de lo que estamos acostumbrados a leer. A mí me ha gustado especialmente por eso, porque me ha sorprendido la narración y no está de más leer algo diferente de vez en cuando. Por lo demás, no es que deje dándole vueltas a la cabeza porque toque algún tema trascendental, simplemente hace que reparemos en aspectos que nos resultan más cercanos de lo que pensábamos y nos deja planteándonos algunas preguntas a nivel personal: "¿Cómo afrontaría yo una situación asi?", por ejemplo.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  3. Me gustan las historias reales, he leido reseñas de todo tipo sobre este libro, no sé qué pensar, pero en cualquier caso no descarto leerlo. Me alegro de que te haya gustado. Yo también disfruto de las historias que invitan a reflexionar sin que pase nada "extraordinario". Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema que la novela plantea no es nuevo, las rupturas de pareja y el que una de ellas -normalmente, la que resulta abandonada- tenga que rehacer su vida a partir de ahí, ya lo hemos leído en más de una ocasión. Por eso la originalidad y lo fuera de lo común debe estar en la forma de plantearlo y de contarlo, y en este caso la narración está alejada completamente de esos tintes emocionales negativos a los que casi siempre se suele recurrir, y sobre todo, el lenguaje profundo o poético que muchas veces se usa. La autora huye de eso y utiliza recursos narrativos completamente diferentes, tal vez por eso las opiniones estén encontradas, porque no estamos muy acostumbrados a que un tema de este tipo este tratado de esta forma, corriendo el riesgo de que pueda parecer superficial y la historia poco elaborada. Pero tiene mérito innovar, y el mensaje de fondo sigue estando ahí, que no es otro que el de identificarse con la protagonista y preguntarse si nuestra vida también sufriría un revés semejante o seríamos capaces de afrontarlo de diferente forma.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Yo quiero leerla, es verdad que han salido algunas reseñas menos positivas, pero este tipo de historias y narración más desenfadada a mi me gusta tenerla de vez en cuando y más si encima puede invitar a ciertas reflexiones. Me la llevo! :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, yo creo que a ti, personalmente, esta novela te puede gustar, Marilú. Y no es porque conozca especialmente tus gustos literarios, sino porque, a juzgar por la diversidad de estilos que empleas en las entradas de tu blog y en tus reseñas de libros -muy originales algunas de ellas- creo que te puede atraer encontrar un estilo narrativo diferente, algo más fresco, cercano y -aparentemente- espontáneo de lo que habitualmente estamos acostumbrados a leer. Ya me cuentas si la lees.
      Un beso!

      Eliminar
  5. No me llamaba este libro pero has conseguido despertar mi interés. Me gustan los libros que invitan a la reflexión, así que le daré una oportunidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, Margari, lo de invitar a la reflexión yo creo que algo muy relativo, incluso muy personal; hay gente como yo que siempre busca el trasfondo de lo que lee (y creo que esta novela lo tiene) y gente que necesita algo muy profundo para que realmente se detenga a meditar en torno a ello, pasando por alto historias algo más superficiales cuyo mensaje puede que no sea tan evidente. Si lo que te atrae de esta novela es sólo la invitación a la reflexión, te la aconsejo con cierta cautela, porque el tema no es transcendental ni profundo, y esa reflexión gira en torno a cómo afrontaríamos nosotras una situación así, hasta qué punto se desmoronaria nuestra vida con una ruptura emocional y de pareja, pero no mucho, mucho más. Si te apetece además una lectura distendida, amena, ágil, actual y con un lenguaje que resulta sumamente cercano y coloquial -sin que por ello deje de estar cuidado-, entonces sí que te aconsejaría leerla. ç
      Tú decides :)
      Un besito!

      Eliminar
  6. A mí no me gustó mucho, la verdad. Podría haber sido mucho pero como no encajé con Nata y el resto de personajes está poco elaborado, no me llamó mucho. Te sigo desde ya :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, después de haberla leído entiendo perfectamente que esta novela pueda suscitar opiniones dispares, incluso contradictorias. Tiene que gustarte su forma de contarla, que te atraiga más o menos el tema de fondo y, por supuesto, que congenies con Nata, que, como tú bien dices, es el personaje mejor elaborado con diferencia. Y no es demasiado difícil que pueda fallar alguno de esos tres elementos :)
      Gracias por tu opinión.
      Besos!

      Eliminar
  7. No es la primera reseña positiva que leo de esta novela y con tu reseña me confirma que la tengo que apuntar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya he encontrado bastantes reseñas positivas, aunque también las he encontrado con no muy buenas impresiones, creo que las hay muy variadas. A ver a ti qué te parece, Rocío :)
      Un beso!!

      Eliminar
  8. No me había llamado la atención pero por lo que cuentas puede merecer la pena. Últimamente me atraen las historias sencillas y poco sesudas, aunque con algo de trasfondo para no olvidarlas a los cinco minutos. A ver si tengo suerte y me toca en el Sant Jordi Bloguero! Te sigo desde ya. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gustan sencilla y poco sesudas, ésta te puede gustar, porque se lee muy bien, es ágil, muy dinámica y además, muy cortita, se lee en nada.
      Bienvenida a este rincón ;)
      Besos!!

      Eliminar
  9. ¡¡Hola preciosa!!
    He visto varias reseñas pero hasta ahora por falta de tiempo nunca me decidía, pero quizá, como bien dices es muy ágil, puede ser una lectura de las que yo llamo "entre lecturas" para desconectar y pasar un buen rato.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Susana!
      Pues sí, como tú dices puede ser una buena lectura para intercalar entre otras más densas y despejar la mente un poco, jaja.
      Buen finde para ti también.
      Un beso!

      Eliminar

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Blog Archive

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores