4 jun. 2012

POBRE RICA

  
  Me senté bajo la tenue luz de la lámpara del salón. Sólo eran las diez, pero estaba extremadamente cansada. Me froté el cuello con ambas manos y tracé unos cuantos movimientos circulares que me permitieran desentumecerlo para poder seguir faenando. Los niños al fin gozaban de un sueño plácido después de una llantina caprichosa por no haber conseguido aquél juguete que, al parecer, todos tenían menos ellos, y mi marido seguía en el bar, compartiendo unas cervezas con los amigos al tiempo que, casi con total seguridad,  vociferaban por los goles o los errores cometidos en el terreno de juego.

   Yo tenía que madrugar. Mi reloj sonaría a las seis de la mañana, como cada día, para cumplir con mis obligaciones caseras antes de ir a trabajar. Pero la montaña de costura amenazaba con superar la altura del Everest y ya no podía esquivarla más: rodilleras, zurcidos, bajos descosidos y remiendos varios que me permitieran estirar un año más mi ropa y la de los niños, a pesar de sus pataletas por el tiempo transcurrido sin renovar su vestuario. Las lentejas en remojo tendrían que esperar hasta la mañana siguiente, hasta el momento en que entrara en la cocina para hacer los bocadillos que solían comer en su tiempo de recreo. 

   Me recogí el pelo veteado por las canas incipientes y me lavé la cara como cada noche, atendiendo a la costumbre adquirida en esa época pasada en que podía permitirme el lujo de usar maquillaje. Encendí el televisor para sentirme acompañada, me acomodé en uno de los sillones raídos por el uso y comencé una sesión de costura que me llevaría unas cuantas horas, alternando la aguja y los hilos de colores con los sorbos de un café cargado que me ayudara a no cabecear de sueño sobre la ropa.

   Miré a la pantalla por un instante y vi la alfombra roja y el desfile de actores y actrices en la antesala de la ceremonia de entrega de los Oscar de Hollywood. Una nube de flashes les hacía lucir resplandecientes, posando para las cámaras de prensa y televisión. Vestidos de alta costura, zapatos de firma, retoques de cirugía estética para hacerlos rejuvenecer hasta límites insospechados, tocados en el pelo y joyas de un valor incalculable, posturas seductoras para incrementar su caché televisivo, limusinas impecables abarrotando las calles… Solté la aguja y observé cuanto me rodeaba. Y luego a mí misma de arriba abajo, y a través de un pequeño espejo circular que debía de haberse caído de algún neceser antiguo miré mi rostro y mi pelo recogido con descuido. Y suspiré. Una vez. Sólo una vez. Porque oí cómo aquella voz en off que salía del televisor recordaba  con solemnidad la muerte reciente de una de las mejores actrices de los últimos tiempos. Por sobredosis accidental o quizás víctima de un suicidio. Había sido encontrada en una cutre habitación de hotel. 

   Volví a coger la aguja y sonreí para mis adentros. Sosegada. Tranquila. Yo no tenía nada. Mi vida carecía de lujos, incluso a veces hasta de lo necesario para subsistir. Pero yo jamás había pensado en marcharme de esta vida de manera voluntaria, ni había sentido la necesidad de meterme nada extraño para huir de mi desgracia. ¿Cuál sería la suya para terminar así? Yo no lo sabía, ni lo sabré nunca. Pero sí que fui consciente de una gran verdad: que sus miserias, aunque lujosas, eran sin duda alguna aún peores que las mías, y que tal vez fuera ella la que alguna vez debiera de haberme tenido envidia a mí

 Pilar Muñoz Alamo - 2012

20 comentarios:

  1. Precioso relato, y cargado de razón. Está claro que no es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí quería llegar. Se puede ser tan infeliz con poco como con mucho, creo que no depende exactamente de lo material, sino de cada persona en particular y de lo que cree necesitar.
      Un beso, Espe.

      Eliminar
  2. Una vez más felicitarte por un relato conmovedor y sobre todo cargado de serena conciencia, qué bonito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marilú, es placer poder contar con lectoras como tú :)
      Un beso.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Sí, y algunas veces no somos capaces de verla.
      Besitos, Elena.

      Eliminar
  4. No tenemos nada que envidiar a estas personas, en la mayoría de las veces tanto dinero y fama no les da la felicidad, tan solo problemas que intentan solventar a través de las drogas y el alcohol y con ello lo pierden todo. Hay que saber vivir con lo que uno tiene y mantener la cabeza y los pies en la tierra y disfrutar de la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes cuál es el problema? Que nunca estamos satisfechos con lo que tenemos, siempre que conseguimos algo, queremos más y más. Nos acostumbramos a las cosas demasiado rápido y la posibilidad de tener emociones nuevas nos llama poderosamente la atención. Algo así debe pasarles a ellos, que efectivamente no saben mantener la cabeza fría y los pies en la tierra.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  5. ¡Cuánta verdad hay en esa última frase! Qué gran relato nos dejas una vez más!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Margari. La mayoría de la gente no se para a pensar que esa "envidia" podría ser inversa, pero lo cierto es que no siempre hay que envidiar al rico.
      Besitos, guapa.

      Eliminar
  6. Otro relato fantástico!! Cortito pero muy intenso y muy extenso en su trasfondo, del que se sacan muchas conclusiones.La vida a muchos les da lo que desean y a otros sólo lo que necesitan, la cuestión es: ¿Realmente es necesario lo que deseamos para ser feliz, o sólo con lo que necesitamos podemos llegar a alcanzar nuestros sueños?
    Felicidades una vez más por otro relato estupendo!!! Uno más para guardar!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buena pregunta! Yo creo que si dependemos de lo que deseamos para ser feliz, no llegaremos a serlo nunca, porque siempre seguiremos deseando cosas. Hay que aprender a ser feliz con lo que se tiene y si luego llega algo más, bien venido sea, ¿no?
      Besitos y gracias.

      Eliminar
  7. Un relato magnífico. Me has hecho reflexionar mucho hoy, trasladarlo a mi entorno y pensar en si no es justo eso lo que hacemos a los niños en menor escala..
    Magnífica, Pilar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que sí, inconscientemente podemos extrapolarlo a ellos. A veces, no sólo es difícil detenerse a pensar en las cosas, sino mantenerse fiel a aquello en lo creemos sin dejarnos llevar por las circunstancias y por el modo de vida que nos rodea, ¿verdad?
      Gracias, guapa.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Como siempre un relato magnifico y profundo. Creo que el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación y si sabemos mantener los pies en la tierra podemos ser felices aunque no tengamos muchos vienes materiales.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mantener los pies en la tierra. Ahí está clave, Silvia, tú lo has dicho. Si todos fuéramos capaces, no me cabe la menor duda de que viviríamos con bastantes menos problemas, al menos de aquellos que nos creamos nosotros mismos.
      Besitos.

      Eliminar
    2. Obviamente queria decir bienes,que bochorno a mi edad jajaj

      Eliminar
    3. No te preocupes, Silvia, la "b" y la "v" están muy cerquita, jajaja.

      Eliminar
  9. ¡¡Bravo!! Y es que, ciertamente, la felicidad se encuentra en las pequeñas cosas, no en los lujos. Pilar, ya no sé qué podría decirte, porque cada día te superas. Me ha encantado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Qué verdad, Sandra!! En las pequeñas cosas y en los pequeños momentos, no tendríamos que olvidarlo.
      Muchas gracias, guapísima.
      Un beso.

      Eliminar

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Blog Archive

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores