7 feb. 2012

RELATO DE SAN VALENTIN: "DIA DE AMOR Y ROSAS"

  Ya se acerca. 14 de febrero, San Valentín, "Día de los Enamorados". 
  Pero enamorados... ¿de quién? ¿de qué? ¿Os habéis detenido a pensarlo? ¿Nos enamoramos de todo? ¿O tan solo de una pequeña parte y la venda del embelesamiento nos ciega y nos impide ver lo demás? ¿Que ocurre si pasado el tiempo abrimos los ojos y descubrimos que aquello que nos embaucó no era lo que parecía? ¿Abandonamos o seguimos? Si para entonces ya ha acabado la pasión y se ha instaurado en nuestro corazón un sentimiento de amor profundo aunque realista, sin vendas ni embelesamientos... ¿seguiremos entonces celebrando el Día de San Valentín como si estuviéramos enamorados? ¿Qué opináis? 



Día de Amor y Rosas
                            
           Mi corazón se estremeció en un pálpito emocionado cuando atravesé la puerta de aquel insigne restaurante. A pesar de los tres años que llevaba sin volver, recordaba palmo a palmo cada uno de sus rincones de madera noble con aroma de buen vino. Durante largo tiempo después de aquella mágica noche, perseveré acudiendo a una cita imaginaria en la que anhelaba fervorosamente volver a encontrarme con mi amor desconocido, aquél que tras un disfraz arrebató sin mesura mi cordura y mi razón, dejándome sumida en un torbellino de emociones que no me había permitido volverme a enamorar. Pero él nunca regresó. Sobreviví alimentándome del idolatrado recuerdo de su apuesta figura, aproximándose a mí al tiempo que descorchaba una botella dorada con seductora sonrisa, y del dulce, cálido y apasionado beso con el que enjugó mis labios permitiéndome apreciar, a través de ellos, el delicado sabor y la suave efervescencia de aquel cava con el que nos adentramos emocionados en el año venidero.
               Seguí los pasos del maître y visiblemente nerviosa tomé asiento en la mesa que Lucía había reservado, a la espera paciente de que ella llegara. Volví a observar con detalle todo cuanto existía a mi alrededor. Nada había cambiado, ni siquiera yo. Como hiciera antaño tantas veces, me vi a mí misma analizando cada silueta, cada rostro, cada mueca o expresión, ajena a lo que realmente me había llevado hasta allí.
 De forma súbita, el maître apareció ante mí y me sobresalté. No acerté a escuchar sus palabras, sólo vi que me tendía una esbelta copa de fino cristal portando delicadamente en la otra mano una botella dorada que me resultó familiar. Clavé mis ojos en ella y él la giró sutilmente, dejándome ver el nombre del líquido preciado que tantas veces había rememorado en sueños. En un arrebatador impulso comencé a barrer con la mirada todos y cada uno de los rincones de aquella estancia, como si intuyera la presencia de mi platónico amor. Presa de la emoción, tardé en percatarme de que alguien había dejado un paquete envuelto sobre mi mesa con un mensaje manuscrito en una pequeña tarjeta: “Al fin, llegó el momento”. Con la respiración agitada y estremecido el corazón, rasgué el envoltorio y un leve escalofrío me recorrió la nuca. Tres rosas y un antifaz. “Una por cada año de fiel espera” –pensé-. 
Alguien en la penumbra se levantó y girándose con seductor talante, me sonrió. Elevó su copa y brindó por mí, por nosotros, por nuestro encuentro tan esperado…, tan deseado. Pude ver sus labios carnosos a través de las burbujas en el cristal, impregnándose del cava testigo de nuestro amor. Y sin decir nada se acercó, tomó mi rostro entre sus manos y me besó, dulce y apasionado. Supe entonces que era él. Pude reconocerlo. El amor de mi vida. Por siempre y para siempre.

Cada veinte de febrero hemos rememorado aquel día, nuestro peculiar Día de Amor y Rosas, fieles al romanticismo que el entorno nos evoca. Pero hoy ha sido algo especial. La embriagadora mezcla de amor y vino ha propiciado que fluya un revelación esencial:
- Póntela –le digo emocionada tendiéndole un paquete envuelto con toda delicadeza-. No te he visto volver a usarla desde entonces.
Oscar abre la pequeña caja con manos temblorosas.
- ¡¿Una pajarita?! –pregunta extrañado-. ¡Jamás he usado pajarita, sólo la llevan los condes y los empleados de hotel! –afirma con desprecio-.
Lo miro fijamente con el ceño fruncido y la ensoñación de su imagen de aquella noche invade mi mente.
- Aquella primera vez… -musito masticando las palabras-, tú la llevabas junto a…
Oscar palidece y su lengua trabada no acierta a hilvanar sonido alguno. Me desplomo al ver la expresión de su rostro.
- ¡Oh, Dios mío! –exclamo aturdida-. ¡No eras tú! ¡Mi amor platónico de esa noche… no eras tú!
Su profundo silencio lo corrobora. Me levanto despacio y arrastro los pies hasta encontrar un poco de aire fresco que me ayude a asimilar el engaño sobre el que he construido mi vida. Él no estuvo aquella noche. No asistió a aquella fiesta de disfraces con la que despedimos el año y en la que yo creí haberle conocido. Supo de mí por Lucía, y en un intento desesperado por complacer los dictados de su enamorado corazón, no dudó en seducirme de la única forma en que podría hacerlo, a sabiendas de que así, y sólo así, yo abriría las puertas de lo más íntimo de mi ser.
Hoy acabo de descubrir, tras quince años de amor idílico, que aquella noche lejana y feliz yo no me enamoré perdidamente de un apuesto hombre, sino de un profundo y dulce beso con un especial sabor a cava. 





  
© Mª del Pilar Muñoz Alamo - 2010
 




9 comentarios:

  1. Pilar, me ha encantado este relato. Muchos sentimientos que no siempre son lo que esperamos.
    Yo me he animado a escribir una carta de amor para un concurso. Ya os la dejaré leer, pero está a años luz de tus relatos.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No te menosprecies, a todos los relatos se les puede sacar algo positivo. Puede que sea diferente pero no tiene porque ser peor :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Un relato que derrocha sensibilidad, Pilar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me gusta tu relato, Pilar. Enamorarse de un beso con sabor a cava no suele traer buenas consecuencias... solo el flechazo, el amor ciego. Yo creo que a lo largo de los años la pasión no tiene que desaparecer, sino que se redefine, como la relación de la pareja, como nosotros mismos. Y si ese flechazo está cimentado sobre un terreno firme, no creo que sea posible extraer la punta de la flecha de nuestro corazón fácilmente.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Buena reflexión, Román. Completamente de acuerdo contigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pilar, qué generosa eres, dejándonos tus relatos, derroche de talento e imaginación, que unidos a tu sensibilidad nos remueven nuestros sentimientos más íntimos.
    También me ha gustado mucho la reflexión de Román, lo triste es que siendo tan bonito "el amor" lo entendemos tan distinto ...
    Aunque nada tiene que ver con lo anterior, una curiosidad: he viajado varias veces a Guatemala, un país que gusta mucho, y allí celebran el 14 de febrero como el día del cariño, pero no solo entre los enamorados, sino entre amigos, familiares, y también entre enamorados, me gusta mucho más así

    ResponderEliminar
  7. A mí también, Angela, deberíamos entender este día como el Día del Amor en el sentido más amplio de la palabra. Uno puede estar enamorado de muchas cosas en la vida, no necesariamente ha de referirse a nuestra pareja. Pero somos libres de celebrarlo como nos plazca, ¿por qué dejarse llevar por convencionalismos?
    Gracias, guapa, por dejar tu comentario y compartir tus reflexiones con nosotros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Yo celebro mi san Valentín particular cada día al abrir los ojos y sentir la presencia, en la lejanía, o a mi lado, de todas las personas a las que quiero. Es así de sencillo. Y como bien dices, Pilar, estoy enamorada de todo aquello que me hace sentir ilusión, cariño, sensaciones inesperadas o desconocidas. No es muy convencional, pero a mí me gusta. Bsazo!

    ResponderEliminar
  9. Preciosa, de la misma calidad que del resto de las historias que componen tu libro, con ese giro inesperado, ya por mí esperado, que hace que tu corazón de un vuelco.

    Feliz Día de San Valentín.

    ResponderEliminar

Estamos en GOODREADS

Estamos en GOODREADS
Pincha en la imagen.

Lecturas 2017.

Blog Archive

Audio relatos

Blogs literarios

Unordered List

Mi Ping en TotalPing.com
Con la tecnología de Blogger.

Blogroll

Seguidores